Defiendase.com

Sitio de la República Argentina
Domingo 16 de Diciembre de 2018

PODEMOS AYUDARTE

TU ABOGADO EN LINEA

LUNES 1 DE DICIEMBRE DE 2014
0

Educación devaluada

Son 17 escuelas técnicas que desde 1995 lograron un salto cualitativo en la calidad de su enseñanza gracias al convenio firmado entre la Dirección de Educación bonaerense y la UTN. Este acuerdo no se renovó y se volvió al plan devaluado. Los 15.000 chicos que estudian allí están preocupados porque temen que sus títulos no les sirvan para nada.

Sacrificio, voluntad, ganas de superarse. Las mismas sensaciones compartidas por 15.000 estudiantes de escuelas técnicas de la provincia de Buenos Aires, que a causa del desinterés de las autoridades educativas bonaerenses van a ver disminuidas sus esperanzas de ser mejores profesionales. Este año debió renovarse el convenio que firmaron en 1995 unas 17 escuelas técnicas de la provincia con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) para elevar el nivel educativo de los alumnos y permitirles egresar con un título avalado por dicha entidad. Pero cerca del cierre del actual ciclo lectivo, las autoridades de la Dirección General de Cultura y Educación todavía no se sentaron a rubricarlo por otro período similar, y parecen no estar muy dispuestas a hacerlo. En el trasfondo del problema, se denuncian presiones de tipo político, diferencias que dejan en evidencia fallas en la errática reforma impuesta por la Ley Federal de Educación, conflictos gremiales por el acceso a cargos y cuotas de poder a las que ciertos sectores no piensan renunciar. A mitad de camino, queda la posibilidad de miles de estudiantes bonaerenses de dejar el polimodal con más herramientas técnicas que les ayuden a mejorar su puntería cuando quieran ingresar a la universidad. Ante la falta de respuestas, alumnos, padres y docentes se unieron en el reclamo para aspirar a la excelencia educativa. Piden que se les mantenga la cantidad de horas que el convenio había ampliado, incluidas las asignaturas técnicas, para contrapesar así la reducción horaria que sufrieron los colegios bonaerenses desde que la Provincia adhirió a la Ley Federal de Educación Nº 24.195. Rodolfo Sarmiento es profesor del Colegio Técnico Nº 5 Avellaneda, Salvador de Benedetti, más conocido como Palaá, por ubicarse en esa calle y su transversal Alsina. Hace 7 años trabaja en esta nueva experiencia que articula la enseñanza Media, Técnica y Superior con el nivel universitario. “El convenio con la UTN nos ofrecía un mayor espacio para trabajar en la formación de los chicos, porque teníamos más horas dedicadas a las asignaturas técnicas, mayor exigencia educativa y un mejor nivel docente. Y los alumnos salían con el aval de una casa de altos estudios. En cambio ahora se van a tener que conformar con egresar sin ese valor agregado”, expresó el docente. Los datos comparativos del deterioro que sufre la educación media técnica provincial frente a la oferta brindada por las mismas escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, abruman por su notoria diferencia. Además de la merma en la carga horaria general (en Provincia los últimos tres niveles del polimodal juntos suman 113 horas semanales contra las 128 horas por semana de 4º, 5º y 6º año de las escuelas técnicas de Capital) se advierte un retroceso en la proporción de horas dedicadas a las asignaturas técnicas (50,4% para la Provincia frente al 89% para Capital).
Los papás de los alumnos están furiosos: “Los chicos quieren ingresar a la universidad y hacen una apuesta fuerte a la educación porque pasan todo el día en la escuela, pero ahora están decepcionados no tendrían el título con el aval universitario que les habían prometido”, relata la mamá de un estudiante del Colegio Almafuerte, de Lanús. “Mi hijo ingresó con la ilusión de salir con un título nacional, se sacrifica para ser alguien y no lo dejan”, protesta un papá de otro alumno del Almafuerte. Semanas atrás presentaron acciones de amparo ante la Justicia, solicitando una medida de no innovar para garantizar la permanencia del convenio según lo prometido entre las casas de estudios y el gobierno provincial, representado al momento del acuerdo por la entonces titular de la Dirección General de Cultura y Educación y hoy vicegobernadora electa, Graciela Giannettasio. Están a la espera de una reunión prometida por este organismo en los próximos días para definir el futuro del convenio, o, mejor dicho, de los alumnos. En tanto, la realidad indica que los estudiantes que cursan el tercer año del polimodal en estos 17 establecimientos van a ser la última camada en egresar con un título competitivo. Esta caída en la exigencia educativa provincial está señalando una tendencia que se hará más notoria a medida que pase el tiempo. Se trata del éxodo de muchos alumnos de escuelas técnicas de Provincia hacia la Ciudad de Buenos Aires. “Los chicos de cerca del Riachuelo se nos van a Capital”, se lamenta José Luis Pugliese, otro de los profesores del Instituto Palaá de Avellaneda, que ya advierte el inmenso vacío que deja la deserción: “A los chicos que vienen de Lanús, el boleto de colectivo les sale 80 centavos hasta Capital y 1,25 peso para venir a nuestra escuela, y entonces se van a las más conocidas de allá, porque nosotros no podemos competir con la oferta curricular que ofrecen”. Esta queja desesperada de profesores, padres y alumnos tiene por fin no dar marcha atrás en los avances obtenidos hasta ahora por las escuelas técnicas de Buenos Aires. La anulación del convenio significa el retorno a un plan devaluado y la vuelta a una capacitación insuficiente. Porque, como dicen los desilusionados alumnos, el título puede ser el mismo en todos lados, pero la calidad educativa no.

Este artículo fue publicado con anterioridad a Diciembre de 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.

Educación devaluada

Son 17 escuelas técnicas que desde 1995 lograron un salto cualitativo en la calidad de su enseñanza gracias al convenio firmado entre la Dirección de Educación bonaerense y la UTN. Este acuerdo no se renovó y se volvió al plan devaluado. Los 15.000 chicos que estudian allí están preocupados porque temen que sus títulos no les sirvan para nada.

<celeste>Educación <azul>devaluada
Sacrificio, voluntad, ganas de superarse. Las mismas sensaciones compartidas por 15.000 estudiantes de escuelas técnicas de la provincia de Buenos Aires, que a causa del desinterés de las autoridades educativas bonaerenses van a ver disminuidas sus esperanzas de ser mejores profesionales. Este año debió renovarse el convenio que firmaron en 1995 unas 17 escuelas técnicas de la provincia con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) para elevar el nivel educativo de los alumnos y permitirles egresar con un título avalado por dicha entidad. Pero cerca del cierre del actual ciclo lectivo, las autoridades de la Dirección General de Cultura y Educación todavía no se sentaron a rubricarlo por otro período similar, y parecen no estar muy dispuestas a hacerlo. En el trasfondo del problema, se denuncian presiones de tipo político, diferencias que dejan en evidencia fallas en la errática reforma impuesta por la Ley Federal de Educación, conflictos gremiales por el acceso a cargos y cuotas de poder a las que ciertos sectores no piensan renunciar. A mitad de camino, queda la posibilidad de miles de estudiantes bonaerenses de dejar el polimodal con más herramientas técnicas que les ayuden a mejorar su puntería cuando quieran ingresar a la universidad. Ante la falta de respuestas, alumnos, padres y docentes se unieron en el reclamo para aspirar a la excelencia educativa. Piden que se les mantenga la cantidad de horas que el convenio había ampliado, incluidas las asignaturas técnicas, para contrapesar así la reducción horaria que sufrieron los colegios bonaerenses desde que la Provincia adhirió a la Ley Federal de Educación Nº 24.195. Rodolfo Sarmiento es profesor del Colegio Técnico Nº 5 Avellaneda, Salvador de Benedetti, más conocido como Palaá, por ubicarse en esa calle y su transversal Alsina. Hace 7 años trabaja en esta nueva experiencia que articula la enseñanza Media, Técnica y Superior con el nivel universitario. “El convenio con la UTN nos ofrecía un mayor espacio para trabajar en la formación de los chicos, porque teníamos más horas dedicadas a las asignaturas técnicas, mayor exigencia educativa y un mejor nivel docente. Y los alumnos salían con el aval de una casa de altos estudios. En cambio ahora se van a tener que conformar con egresar sin ese valor agregado”, expresó el docente. Los datos comparativos del deterioro que sufre la educación media técnica provincial frente a la oferta brindada por las mismas escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, abruman por su notoria diferencia. Además de la merma en la carga horaria general (en Provincia los últimos tres niveles del polimodal juntos suman 113 horas semanales contra las 128 horas por semana de 4º, 5º y 6º año de las escuelas técnicas de Capital) se advierte un retroceso en la proporción de horas dedicadas a las asignaturas técnicas (50,4% para la Provincia frente al 89% para Capital).
Los papás de los alumnos están furiosos: “Los chicos quieren ingresar a la universidad y hacen una apuesta fuerte a la educación porque pasan todo el día en la escuela, pero ahora están decepcionados no tendrían el título con el aval universitario que les habían prometido”, relata la mamá de un estudiante del Colegio Almafuerte, de Lanús. “Mi hijo ingresó con la ilusión de salir con un título nacional, se sacrifica para ser alguien y no lo dejan”, protesta un papá de otro alumno del Almafuerte. Semanas atrás presentaron acciones de amparo ante la Justicia, solicitando una medida de no innovar para garantizar la permanencia del convenio según lo prometido entre las casas de estudios y el gobierno provincial, representado al momento del acuerdo por la entonces titular de la Dirección General de Cultura y Educación y hoy vicegobernadora electa, Graciela Giannettasio. Están a la espera de una reunión prometida por este organismo en los próximos días para definir el futuro del convenio, o, mejor dicho, de los alumnos. En tanto, la realidad indica que los estudiantes que cursan el tercer año del polimodal en estos 17 establecimientos van a ser la última camada en egresar con un título competitivo. Esta caída en la exigencia educativa provincial está señalando una tendencia que se hará más notoria a medida que pase el tiempo. Se trata del éxodo de muchos alumnos de escuelas técnicas de Provincia hacia la Ciudad de Buenos Aires. “Los chicos de cerca del Riachuelo se nos van a Capital”, se lamenta José Luis Pugliese, otro de los profesores del Instituto Palaá de Avellaneda, que ya advierte el inmenso vacío que deja la deserción: “A los chicos que vienen de Lanús, el boleto de colectivo les sale 80 centavos hasta Capital y 1,25 peso para venir a nuestra escuela, y entonces se van a las más conocidas de allá, porque nosotros no podemos competir con la oferta curricular que ofrecen”. Esta queja desesperada de profesores, padres y alumnos tiene por fin no dar marcha atrás en los avances obtenidos hasta ahora por las escuelas técnicas de Buenos Aires. La anulación del convenio significa el retorno a un plan devaluado y la vuelta a una capacitación insuficiente. Porque, como dicen los desilusionados alumnos, el título puede ser el mismo en todos lados, pero la calidad educativa no.

Este artículo fue publicado el día MARTES 2 DE DICIEMBRE DE 2014 y a esta fecha podría estar desactualizado. Recomendamos que sea utilizado sólo a modo de referencia y que ante cualquier duda, consulte con un profesional.